sábado, 29 de mayo de 2010

Etiquetas de esta entrada: por ej., motocicletas, vacaciones, otoño

¿Que sería de mí si no hubiese aprendido a respirar hondo?

En mi caso, se hace así, tengo una lista de reproducción musical dentro de mi cerebro que puedo encender a voluntad independientemente de la cobertura de internet o la proximidad de una conexión a la instalación eléctrica; entonces respiro hondo, y pulso el play mientras dejo que el suave ritmo que me mece disperse las nubes de vapores mefíticos que se habían sentado en mi camino.


¿Como lo haceis vosotros?



Pd: Me se una persona que anoche creyó ver a Edmundo Dantés...
si, Edmundo Dantés estaba allí, no estabas loca

1 comentario:

Lenore dijo...

Yo simplemente dejo correr un par de lagrimillas y luego respiro hondo.

Y tras la tormenta... no me queda luego na más que esperar.