jueves, 2 de septiembre de 2010

Leibnitz, Edmundo, Fistandantilus, Drizzits, Faria, ...

"Dicen que hablar de uno mismo en tercera persona es una claro síntoma de desequilibrio mental, pero eso a Edmundo hace tiempo que dejó de preocuparle"


Como a Leibnitz le gusta decir: La única parte buena de tener personalidades múltiples es que nunca sabrán si lo estas haciendo, o te estas refiriendo a una de ellas.

2 comentarios:

*BLaNcA* dijo...

Es buena idea eso de ponerse nombres...:D
Un beso.
(http://estaesmividaaceptala.blogspot.com)

teologiadeS dijo...

Estupenda entrada.

La verdad que todos siempre tenemos dos o tres caras aunque no las mostremos. Y eso de tener varias personalidades cuesta mantenerlo

Un saludo