martes, 15 de noviembre de 2011

Síntomas musicales

Brindo por todo cuanto odio y todo cuanto amo,
que en poca cosa difieren,
por esos días en que las paredes se desploman,
y ni siquiera tu cama me sirve de abrigo.
Brindo por todos aquellos sueños míos,
en que te vuelvo a ver hacerme daño,
por todas aquellas tardes,
en que me hiciste sufrir sin saberlo.
Brindo por las lagrimas que te hice derramar,
por las tardes de invierno al sol,
por las noches de verano en que yo sobraba
y te faltaba el aire.
Por aquel día en que tus labios y la lluvia
me acariciaban por igual,
por los charcos en que saltaste
y las sonrisas que empapé.

Y ante todo, brindo por tu olvido,
por aquello que vendrá,
por traicionar tu recuerdo en otros labios,
otras risas, otras caras y otras noches,
cuanto estés ya tan lejos
que no te pueda recordar.

15.XI.11
Edmundo Dantés

1 comentario:

Lenore dijo...

Enhorabuena Edmundo, yo me uno al brindis con estos grandes versos.

:) Besos