martes, 6 de abril de 2010

Recuerdalo todo

Llevo ya un par de semanas pensando continuamente en lo mismo, el caso es que me levanto con toda la energía del mundo y tras un buen y sano desayuno (que capte la ironía la que a mi lado haya despertado alguna vez ^^) me lanzo al trabajo, pero... es sentarme frente al ordenador y noto como poco a poco mis fuerzas se extinguen...

Al principio pensé que era una mera cuestión de orden, en realidad, mi escritorio es bastante pequeño como para estar manejando el ordenador y al mismo tiempo todos esos documentos que necesito tener en "formato papel", durante unos días, mantener el escritorio ordenado fué mi obsesión...

pero nada ocurría, luego pensé en esos rollos místicos de "fensuí" (perdonenme los que crean en esas esferas de conocimiento), y tras abandonar por completo cualquier esperanza de que pudiese solucionar mis problemas, recurrí a mis conocimientos sobre ergonomía, eran una parte de mis conocimientos casi olvidados, los traté en varias asignaturas, entre ellas, seguridad e higiene en el trabajo y en administración de empresas... y entonces la luz.

Estaba sentado en una habitación alargada, con una única ventana en la otra punta de la habitación, y que para mayor desgracia, tenia un acimut norte casi perfecto... pero no acababa ahí la cosa, el tema trae para más, el cambio en mi clásico monitor modelo "caja de fruta" a una pantalla plana había dado mucho más espacio a mi escritorio si, pero había situado mi pantalla a la sombra de la torre del ordenador, lo cual restaba aún más luz solar a mi trabajo...

¿Que quiero decir con esto? varias cosas, en primer lugar, que ningún tema, por estúpido que pueda parecerte cuando aprendes sobre él debe ser olvidado, y en segundo lugar me surge una pregunta...

¿Puede haber sido esta cueva artesanal la causante de todos mis problemas de los últimos tiempos?

Por lo pronto, voy a cambiar todo esto, supongo que el tiempo dirá si era una de las causas de mis problemas...


PD. Enrique, si algún día tengo la suerte de conocerle y tiene la paciencia para escucharme, le contaré de donde ha salido todo... que por cierto, ahora que me pongo a leer... menudo giro más raro ha dado el blog...

1 comentario:

Enrique Montalar Yago dijo...

Pues si, un giro muy raro, más en la línea de tu otro blog. De todos modos, lo que estás haciendo tampoco es algo tan extraño, es bueno dejar salir esas ideas que aparecen sin avisar y se empeñan en quedarse e incordiar.

En mi opinión, "evacuar" esas ideas forma parte de una buena higiene mental, hacerlo en un blog, en un diario o en una canción es lo de menos, depende de las especiales aptitudes que tenga cada uno. Si yo tuviera que hacerlo cantando no habría sequía, te lo aseguro. En vez de eso, suelto rollos raros sobre temás todavía más raros esperando que alguien les pueda sacar mayor provecho que el que les he sacado yo, que no ha sido mucho, la verdad.

Ah, no me llames de usted, no soy tan joven como tú, pero todavía no te doblo la edad... bueno, por muy poco.