martes, 20 de julio de 2010

¿Y tus jefes son raros? (volumen 2)

Peleé fieramente contra aquella montaña de nata y caramelo durante 4 minutos, al acabar la última cucharada de esta, y mientras removía el café bombón subyacente, miré a mi secuestrador.

-Bueno, ¿Qué se tercia?¿Alguna información en concreto?
-Nada en concreto, en realidad tenemos casi toda la información pero...
-¿Pero?
-Nos faltan pequeños detalles.
-¿Detalles como en que punto del planeta detonar los explosivos?
-Ya te he dicho que tenemos casi toda la información, lo que nos falta es información acerca de vosotros, hemos estudiado vuestra especie a nivel sociológico y biológico durante eones, desde antes de que fuéseis humanos, y aún nos queda información por archivar.
-Perdona mi franqueza pero, ¿Que importa eso cuando váis a aniquilarnos?
-Creo que entre vosotros también existen los ecologistas... no sabes lo pesados que están desde que acabamos con todo el agua de Marte, por no hablar de los anillos de Saturno...
-Espera, puedo creerme que acabaseis con el agua de Marte pero... ¿Qué tienen de malo los anillos de Saturno?
-¿Me creerías si te contara que en realidad son algo parecido al naufragio de un petrolero?
-... entiendo. Bueno, entonces que es lo que buscáis.
-En primer lugar te diré que no puedes imaginarte lo caro que nos sale tener un par de platillos volantes vigilandoos todo el día, aduciendo gente, grabando vídeos para el youtube... nuestros votantes empiezan a estar aburridos de estar financiando estas expediciones sin ver resultados...
-Entiendo, a mi me pasa lo mismo con el LHC.
-¿LHC? No te preocupes, conocemos tus ideas al respecto, y puedes morir tranquilo, los resultados al respecto llegarán algún tiempo después que tu demencia senil, no tendrás que aceptarlos.
-¡Menos da una piedra!
-Bueno, al caso. Queremos que trabajes para nosotros. Ahora que tenemos conexión a Internet desde nuestro planeta, nos es bastante cómodo y barato dejarte vivir a cambio de eso, tu trabajo consistirá en estudiar esos temas y publicar la información que vayas consiguiendo.
-Umn... me parece una buena oferta, bueno en realidad cualquier oferta que evite mi muerte me parece buena... pero creo que llevamos varias horas hablando y me gustaría pedir algo antes de irme.
-¿Una guiness?
...

Pueden creer mi historia o no, yo tampoco acabo de creermela, pero he decidido que era bastante más lógico darles la información y conservar la vida que no hacerlo... ¡Soy demasiado conservador!

2 comentarios:

Dante dijo...

Jajajajajajajaja eres bueno!

shinjikari dijo...

Chaval...sabes lo friki que soy con la ciencia ficción, y por un momento me has recordado a los primeros relatos del gran Sir Arthur C. Clarke. Mis felicitaciones, porque ha tenido bastante gracia además jajaja.