domingo, 19 de septiembre de 2010

A la memoria del eterno viajero

"Deja a un lado tus opiniones sobre lo que puede o no puede ser, el universo no tiene que estar a la altura de tus expectativas"
-Autor desconocido.

Maño, luchador y demócrata, no necesariamente en este orden, nuestro querido Jose Antonio Labordeta se ha marchado. Este año ya he experimentado esta misma sensación muchas veces:

"Hay gente que no debería poder morir"

De ahí las líneas que encabezan la entrada. Pero independientemente de que marchen a un lugar mejor, se reencarnen, asciendan, se pudran o simplemente engorden las filas de la entropía, todos se acaban por marchar.

Contigo se marcha el recuerdo de un político trabajando, el recuerdo de un hombre que, puesto en pié en el estrado, pidió cuentas a sus compañeros no estar trabajando, un recuerdo que no volverá.

Un saludo y hasta siempre.

Pd:
Que no esta muerto lo que yace eternamente, y con los evos eternos, incluso la muerte puede morir.

3 comentarios:

irene dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
IRENE••• dijo...

Gracias a dios, gente como él nunca se muere del todo.

Aún así, qué pena :(

"habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga libertad..."

teologiadeS dijo...

Preciosa entrada y realmente lo siento porque es cierto que hay personas que no deberían poder morir pero luego está que hasta la muerte muere.

Un saludo