viernes, 19 de noviembre de 2010

Proteja a los niños: No les haga respirar

Resumen de la semana:

No diré hastiado, pero un poco desilusionado si que estoy. Llevo varios días ya tratando de recordar un sueño, y cuando por fin creo haberlo recordado, me siento incapaz de plasmarlo con belleza alguna en este deshumanizado formato de escritura.


Y mientras tanto la vida pasa como siempre, impertérrita y despreocupada. Recuerdo al recordar palabras de Spike que le debo a alguien una entrada sobre Bebop, dame un par de días.

Y a esto me viene a la memoria la noche de ayer, no pude ver a Shuarma, entradas en taquilla estaban agotadas, una lástima, por suerte encontré compañía en otros lugares... compañía que me hace recapacitar sobre mi propio comportamiento...

Algún día me gustaría poder hablar con sinceridad, sobre todo, con sinceridad acerca de mi mismo:
¿Como una persona tan distante como yo puede inspirar confianza?
Me sorprendo a mi mismo extrañado al recibir abrazos o el simple tacto de una persona para mi desconocida, me cohibe, no se como actuar, yo que siempre he amado los abrazos, abrazos que llegaron incluso a tener cierto renombre, abrazos que incluso llegaron a reclamarme con días de antelación...
¿La gente distante no debería de dar miedo?
¿O es ese distanciamiento el que provoca confianza en mis intenciones?

Yo nunca me fiaría de un tipo como yo... quizás sea eso lo que me cohibe, no comprender como alguien puede recostarse en mi pecho en busca de descanso, como alguien puede buscar mi brazo en búsqueda de apoyo... no entiendo como alguien puede sentirse comodo y protegido cerca de alguien como yo...
Quizás sea eso lo que me cohibe, lo que me hace pensar tanto, lo que me hace ser distante, quizás mi distanciamiento solo sea una indicación de peligro...


Pd: Intentaré escanear el sueño, más que nada para que lo leas, me parece una redacción horrible y por eso no voy a publicarlo aquí.

Pd2: Voy a tomar por costumbre dejar el Pd2 como una pregunta...
¿Qué cosas te hacen confiar en un desconocido?




...que alguien me saqué esa cara de la cabeza y esa voz del corazón... ¡Por caridad! ¡Elmo no quiere! ¡Elmo no quiere!

2 comentarios:

teologiadeS dijo...

Un resumen algo descorazonador, porque ser un desconocido no es malo. Porque tener que encontrarse a uno mismo tampoco lo es.

Qué me hace confiar en un desconocido? No lo sé ni yo, pero para eso tengo un sexto sentido, calo a las personas desde la distancia más lejana. O puede que sea todo lo contrario y sea demasiado ingenua...

Un saludo.

shinjikari dijo...

"¿Como una persona tan distante como yo puede inspirar confianza?"

Si algo aprendí del anime en general y de Evangelion en particular son dos cosas:
-No puedes llegar a conocerte a tí mismo al 100%, por lo que podrías estar equivocado y no ser tan distante como crees ser.
-Todos estamos aislados en nosotros mismos en un grado u otro. Lo único que tenemos que hacer es saber con quien mantener y con quien no mantener esa barrera ;)

PD. Joder que si me debes un Bebop, y tanto! :D