martes, 12 de julio de 2011

el baúl de los recuerdos

¡Ay Dios mio! Me estoy acordando ahora de mi amiga "Margarita" y de mi supuesta caja negra... y quizás no dijese ninguna mentira en aquel entonces.
Ella me recomendó terapia, algo sobre médicos y cosas de esas, pero yo siempre he sido muy de fobia a la bata blanca (en eso salí a mi padre) así que claro, no fui.
Así que en mis ratos de aburrimiento me hacía terapia a mi mismo, bueno, creo que a efectos prácticos la he ido publicando día a día, conversaciones con Elmo, los problemas del chico del pelo enmarañado...
Y no se, ahora la caja no me parece tan negra, aunque claro, mi experiencia con no ir a los médicos no me permite ser optimista, al que menos voy es al dentista y tengo la boca como un comedor de piedras, pero si pudiese ser optimista resumiría:

"La felicidad es poder reir al recordar el pasado y temer lo que esta por llegar"
¿Porqué?
Creo que no se puede ser feliz con un futuro al que estas seguro que puedes superar, un futuro sin problemas "Goliáticos" (si es que esa palabra existe). Y en fin, pues eso... ¡pan con queso!

Pd: Si alguien quiere ofrecer prácticas de empresa a un pobre ingeniero de obras públicas con 200 horas en riesgos laborales, dominio de Presto, Cype, MDT y conocimientos de AutoCad... ¡Dios lo bendiga! (que ya no se donde más echar CV's)

3 comentarios:

teologiadeS dijo...

Por lo menos has conversado aunque ha sido contigo mismo. Echa los cvs en empresas extranjeras! que últimamente el mercado laboral internacional puede abrir muchas puertas.

Un saludo

geodiendo dijo...

Lamentándolo mucho (más que nada porque es una pena formar a la gente para que después se vaya fuera y lo aprovechen otros) no tengo más remedio que coincidir, aquí no hay nada, no queda nada, lo han esquilmado todo y han sembrado los campos con sal...

Polar dijo...

tioooo! yo no me acuerdo de cuando estaba tu cuarto así...¿cuánto tiempo hace?