martes, 30 de agosto de 2011

Los chicos de la cámara

Podría pasarme horas y horas hablando sobre el cómo y el porqué del nacimiento y evolución de la democracia, pero... ¿para qué? Pudiendo explicarlo todo con "palabras de paisano" ¿Qué más hace falta?

Pues viréis, esto viene al tanto de algo que yo no se a vosotros, pero a mi me da mucho miedo, ¡Eso de que dos partidos con ideologías teóricamente opuestas se defiendan el uno al otro a capa y espada me da mal rollo!
Por que claro, seamos realistas, lo de que sus ideologías son opuestas es mentira, opuestas son las ideologías de sus votantes, las de ellos no, al parecer lo de la ideología se pierde al llegar al parlamento si no eres nacionalista, y aún siendo nacionalista sólo les queda eso, "el barrer para casa".
Y es que si existen en este extraño y alienante mundo de la política diferentes opciones políticas es para que no pasen estas cosas, es decir, para que cuando alguien diga blanco, otro diga negro y el de al lado diga amarillo, y así entre todos se colorea el cuadro la mar de bonito.

Ahora vamos a ponernos en situación:
Tus amigos canis, tus amigos heavies, los modernitos y tú tenéis que decidir que hacer esta noche. Tú ya estas un poco harto/a de bronca sobre bares, la verdad, pero ocurre algo raro... ¡Todos quieren ir al mismo bar!
De aquí en adelante pueden pasar 2 cosas, en función de si tus amigos son normales o miembros de alguna secta/mafia. Si son normales, todo bien, puede ser que el bar este de oferta o que te estén preparando algún tipo de sorpresa... en el caso contrario yo empezaría a pensar que van a vender al menos uno de tus riñones (posiblemente los dos) o que acabarás en una caja de madera en dirección a rusia, donde una gran fortuna esta montando un zoológico al que llaman "homológico" (de homo, que es hombre en latín vamos).

Y claro, yo no he tomado muchos cafés con ninguno del senado... no voy a decir que no me lo tomaría porque me tomo un café con todo el que puedo, pero si diré que no lo haría de buena gana...
Al tema, ¿Os parecen más sectarios o más bien normalicos?

¡Pues eso! ¡Qué no me fío! ¿Para qué querrá alguien 46 millones de riñones?

Hasta pronto, y dormid con la puerta cerrada, puede que Moodys quiera algo de vosotros y el gobierno esté dispuesto a dárselo... ¡Pero nos rebajarán el riesgo!

1 comentario:

shinjikari dijo...

El riesgo nos lo bajan a una velocidad directamente proporcional a la que nos bajamos nosotros los pantalones.

Mejor dicho, a la velocidad que nos los bajan...