miércoles, 25 de septiembre de 2013

Escribir bien es "vintage"

El correcto uso de la escritura es una costumbre en decadencia; una de esas cosas que como el estado del bienestar y la sanidad pública parece abocado a pasar, de una vez por todas y lamentablemente, a formar parte del pasado, a ser casi "vintage".

Nadie habrá pasado nunca por alto, con el simple contemplar de sus personas, que Monica Belluci no es Lina Morgan ni viceversa, pero es alarmante que haya cada día más gente, que ven en "mas" y en "más" a la misma damisela.
Más preocupante aún resulta quizás por el hecho constatado de que una persona rara vez verá a Mónica y a Lina juntas, y sin embargo se topa cada día, varias veces por párrafo a "más" y a "mas" (aunque a ese mariposón travestido de "mas" le guste tanto disfrazarse de "pero).

Monica y Lina por fin juntas, con notables diferencias.

Desde aquí, hoy, con el magnánimo fin de mostrar que la ortografía no sólo es necesaria, sino atractiva, nos proponemos demostrar que, en cuanto a atractivo sexual, una buena tilde no tiene nada que envidiar a unos suaves melones, y que, por mucho que pese a muchos comerciantes rústicos, bendar melones no es una cosa muy útil por muy abrido que tenga el negocio

2 comentarios:

Lenore dijo...

Pues lo vintage está de moda, a ver si el escribir bien también.

Óscar Díaz Olivares dijo...

Este post me pone...¿puedo decir esto en tu blog, no?

Pues eso, me pone. :D